Artículo Accessalud

PATROCINADO POR:
accesaludlogoweb.jpg
Historias sobre el Gordo y el Flaco
María José Tamayo
Maestra en Salud Pública

¿A quién le gusta que todas las mañanas comiencen con un papelito en su escritorio con un dibujo retratando su gordura…?, aún peor, ¿y después, descubrir que ese dibujo fue hecho por la niña más guapa de todo el salón? La respuesta es simple: ¡a nadie! Por supuesto que yo no era la excepción a esa regla. Para mí, empezar mis días así era un golpe bajo a mi autoestima; me hacía sentir humillado y como si no valiera nada; además de que uno no puede expresar estos sentimientos, porque la situación se puede poner peor. Así es que parecía que estaba destinado a pasar mi vida con una máscara, pretendiendo en todo momento que las pisoteadas a mi dignidad eran gustosas y no me lastimaban.

Vanessa y «las chicas de negro» eran a lo que yo llamaría femme fatales, ya que como en las películas de cine negro, eran niñas sumamente atractivas que usaban su belleza para aprovecharse de los hombres. Y bueno, en mi caso, simplemente aplastarme. Esto era por demás denigrante, ya que cada vez que me hablaban o me volteaban a ver, mis hormonas me dominaban y se me olvidaba el hecho de que estas chicas solo querían hacerme burla; entonces mi cara siempre se ponía roja y empezaba a sudar profusamente, lo cual las incitaba a un sin fin de insultos más.

Un día, regresando de vacaciones de Navidad, decidí que ya había tenido suficiente de estos bulíes. Así es que debía tomar como mi resolución de año nuevo, adelgazar como unos veinte kilos, aparte de hacer que me salieran cuadritos en el abdomen como al novio de Vanessa. La cosa es que no tenía ni idea cómo lograr esto.

Durante el recreo, me fui a sentar con mis amigos a nuestra esquina usual, donde nadie nos podía ver. Era como ser invisible, detener las burlas y ser yo mismo por unos minutos. Platicando con Charly de mi nuevo propósito de año nuevo, me contó que su hermano, se había puesto bien flaco y «mamado» con unas pastillas que le había vendido un amigo. Me contó que, si yo quería, me podía conseguir unas de esas pastillas, a lo cual yo respondí que, ¡por supuesto! ¿Qué podía ser mejor que solo tomar unas pastillas por unos días y cambiar mi vida drásticamente?

Charly cumplió su palabra y al día siguiente me trajo las pastillas en una bolsita. Me dijo que, cuando quisiera más tan solo le avisara. Casi inmediatamente de que me dio las pastillas, me fui al baño a tomarme una. Después de como veinte minutos, empecé a sentir una temblorina incontrolable por todo mi cuerpo. De repente no podía controlar la vibración de mis manos y sentía cómo mi corazón estaba palpitando a mil por hora. Mi quijada se abría y se cerraba casi automáticamente, y el sudor no paraba de brotar de mi cabeza. Luego sentí muchas náuseas, y ese es el último recuerdo que tengo de este día. Lo siguiente que supe, fue que acabé en el hospital porque me había dado un ataque cardiaco.

¿Se preguntarán cómo es posible que a un niño de 12 años le hubiera dado un ataque al corazón? Digo, normalmente esto les da a personas en sus sesentas. Pues resultó que las pastillas que me había dado Charly eran drogas, para ser más precisos metanfetaminas, las cuales, aceleraron muchísimo a mi corazón. Esto, combinado con mi sobrepeso, hizo que mi corazón trabajara mucho más de lo normal, hasta que de plano ya no pudo más.

Afortunadamente sobreviví este episodio y cuando le dije a mi mama por qué había recurrido a esa solución, sintió mucha pena y preocupación por mí. Me sugirió que fuéramos a ver a su médico de cabecera, el Dr. Tamayo, que tenía un programa llamado: Más altos, Más sanos y Más fuertes, y que conducía un grupo pediátrico. El equipo del Dr. Tamayo me hizo unos estudios de composición corporal y algo llamado bone age para ver la salud de mis huesos. ¡Nunca esperé que mi problema de sobrepeso fuera causado por una disfunción en mi tiroides y mis huesos!

Un año después de haber ido a ver al Dr. Tamayo, he bajado veinte kilos y he crecido como unos cinco centímetros. También me siento con más energía y estoy más fuerte..., aunque todavía me falta echarle ganas para que me salgan cuadritos.
 

Joaquín, 13 años

¿Qué le pasó a Joaquín desde un punto de vista clínico?

La pubertad es una de las etapas más difíciles del desarrollo, ya que suceden infinidad de cambios hormonales que, muchas veces, nos empujan a hacer cosas que no necesariamente son buenas para la salud. El caso de Joaquín es un muy buen ejemplo de esto, ya que, el que lo molestaran mucho en la escuela, combinado con los cambios que su cuerpo estaba pasando, lo empujó a tomar una decisión que posiblemente hubiera podido matarlo. Las drogas están ampliamente disponibles en México y más para los jóvenes adolescentes. El efecto, que pueden tener las drogas recreativas en un cuerpo que se está apenas desarrollando, puede ser letal, aun cuando estas drogas tengan el efecto secundario de, por ejemplo, ayudar a bajar de peso. Para entender mejor lo que le pasó a Joaquín, el Dr. Tamayo respondió a nuestras preguntas.

¿Por qué a Joaquín le dio un ataque al corazón siendo tan joven?

Las metanfetaminas son drogas estimulantes. Lo que esto quiere decir es que activan exageradamente al sistema nervioso central y, como consecuencia, hacen que el corazón tenga que trabajar mucho más rápido para poder lidiar con tanto estímulo. Aparte, las sustancias no controladas por las agencias sanitarias que regulan la seguridad de lo que se administra a los seres humanos, pueden contener otros químicos, que varían: desde veneno para ratas, hasta sustancias más sofisticadas, mismas que añaden los traficantes para amplificar el efecto de la droga. El peligro de esto es muy crítico, en particular para un cuerpo que todavía está en pleno desarrollo.
Cuando Joaquín se tomó esa pastilla, su cuerpo estaba altamente estimulado e hizo que su corazón sobretrabajara; también, como tenía mucho sobrepeso y acumulaba mucha grasa en las vísceras, fueron factores que favorecieron que el corazón tuviera un ataque cardiaco.
El organismo humano, sin importar la edad de la persona, puede tener una reacción adversa tanto a las drogas como al sobrepeso.

¿Cómo logró Joaquín bajar de peso veinte kilos?

En Accessalud tenemos un programa que se llama Más Altos, Más Sanos y Más Fuertes. Como lo dice su nombre, la meta es ayudar a los niños y adolescentes a crecer más, ponerse más fuertes y estar más sanos al mejorar su nutrición, su salud ósea y otros factores que puedan estar afectando a su salud. Por medio de métodos no invasivos, como el densitómetro, medimos la cantidad de grasa, músculo y agua en el organismo, determinando así la composición corporal. También medimos la salud de los huesos con el mismo instrumento, realizamos ultrasonido óseo, y la técnica llamada bone age, que nos dice qué tan maduro está el esqueleto. Con estas mediciones, podemos hacer un plan que mejora la salud de los huesos y del cuerpo en general, asegurando buena nutrición, suficiente y balanceada. En caso de que se identifique cualquier otro padecimiento, también lo tratamos. Es importante señalar que al intervenir en una edad en la que se está desarrollando el cuerpo, se pueden afectar positivamente aspectos como la estatura de una persona. También se pueden prevenir enfermedades de los huesos, de las cuales existen muchas.

¿Qué tenía Joaquín en sus huesos?

Joaquín tenía un padecimiento llamado osteomalacia. La osteomalacia es una enfermedad en la cual los huesos se vuelven más suaves por una deficiencia de vitamina D o algún desorden metabólico que impide que el cuerpo utilice esta vitamina. La vitamina D ayuda al organismo a absorber los minerales, que son esenciales para dar fuerza y solidez a los huesos, principalmente el fósforo y el calcio. Al tener deficiencias minerales esenciales los huesos de Joaquín, su desarrollo, también se vio impactado incluso hasta en el área hormonal. En el momento en que su metabolismo entró en balance, Joaquín pudo crecer cinco centímetros y también esto contribuyó a que pudiera bajar de peso.

¿Qué recomendación les daría a nuestros lectores?

Si usted tiene un menor que esté tratando de mejorar su peso, su estatura y/o su salud en general, es crucial ver qué está pasando en su organismo antes de tomar cualquier acción. Esto es porque, los niños en particular, al estar en desarrollo necesitan muchos más cuidados, por las reacciones adversas que ciertos tratamientos pueden tener en su organismo. También, hay una etapa muy buena, en particular entre los 6 y 12 años para mejorar la salud del organismo, incluyendo a los huesos. Esto no solo mejora la salud del individuo sino que también previene que en el futuro pueda sufrir de enfermedades crónicas no transmisibles (como la diabetes y enfermedades cardiacas) y también enfermedades de los huesos. Nuestros tratamientos no son invasivos y pueden mejorar mucho la calidad de vida de sus niños.

© 2020 CODESTETICAMX S.A. de C.V.

  • LOGOWHATS
  • Black Facebook Icon
  • Negro del icono de Instagram
  • Black Twitter Icon